¡Hay que elevar la vibración!

¿Por qué tenemos que elevar la vibración?
Ahora mas que nunca tenemos que mantenernos en una vibración elevada para no caer en las redes del miedo.

Llevamos ya unos meses con el bombardeo de una de las armas más poderosas que existen: el miedo. Y sin darnos cuenta se va apoderando de tod@s.

Por este motivo tenemos que hacer cosas que nos ayuden a elevarnos para que nos afecte lo menos posible y no nos arrastre hacia vibraciones bajas. Porque estando allí, solo perdemos nuestra esencia y la luz que somos.

El amor y la fé pueden con el miedo. Hay que amar y confiar incondicionalmente. Hay que meditar, acompañarnos de aceites esenciales, piedras y cristales con energías altas. Conectar con la naturaleza y con nosotr@s mism@s. Hay que limpiar a todas horas con ho’oponopono y a poder ser compartir todo esto con los demás. Porque junt@s podemos hacer que la energía del planeta se eleve y todo lo que sea de baja energía se caiga.

Rie, canta, baila, ama, abraza, juega como cuando eras pequeñ@, todo esto te ayudará.

Hagámos lo que hemos venido a hacer, brilla con todo tu esplendor, no importa cómo ni con qué… ¡Hay que elevar la vibración!

Lourdes Coll @elecebeoils

Ho’oponopono, una de mis herramientas preferidas

Ho’oponopono es una de mis herramientas preferidas para borrar creencias limitantes, sobretodo por su sencillez y eficacia.

La primera vez que llegó a mi vida información de esta técnica hawaiana, solo entendí que tenía que decir cuatro frases en el momento en el que viera o viviera algo en mi vida que no fuera de mi agrado. Lo siento, perdóname, gracias, te amo. Y aunque no veía grandes cambios, algo me decía que tenía que seguir practicando.

Pero ha sido con el tiempo y cuando me he formado e informado más que he aprendido realmente a usarla con resultados.

Ho’oponopono ayuda a borrar creencias limitantes porque nos hacemos 100 % responsables (no culpables) de todo lo que vemos y vivimos en nuestras vidas, por este motivo si nosotr@s lo creamos, podemos cambiarlo.

Hasta aquí toda la teoría es bien conocida por tod@s pero ¿cuando empezamos a ver resultados? Simplemente, cuando es el momento de que los veamos. Solo hay que repetir y repetir las palabras y/o frases el máximo tiempo durante el día y no tener ninguna expectativa. Hay que soltar y confiar. Suelto y confío. Entonces sucede el milagro.

A parte de las cuatro frases más conocidas, existen una serie de palabras gatillo para situaciones concretas, como por ejemplo: Verde esmeralda, Colibrí, Gotas de rocío, Llave de la Luz, Llovizna, Goma de borrar, Flor de Lis y muchas más.

También existe la técnica del vaso de agua para borrar memorias dolorosas, que nos ayuda las 24 horas del día y complementa con la repetición continuada.

Esta herramienta es una de mis preferidas porque a parte de ayudarme a estar en paz y a darme cuenta en momentos difíciles, que soy yo que estoy creando determinada situación, me acompaña en mi día a día y me ayuda a borrar creencias dolorosas. Hace que las dificultades sean cada vez menos o más espaciadas en el tiempo.

Si queréis que os acompañe y os ayude a practicar el Ho’oponopono no dudéis en escribirme a elecebeoils@gmail.com, o en Instagram, Facebook y Twitter

O si preferís podéis aprender más de la mano de Mabel Katz, gran oradora reconocida como autoridad principal del ho’oponopono.

Lourdes Coll @elecebeoils

¿Qué es la Autoterapia?

El afán que tiene el ser humano para encontrar el camino de la felicidad le hace un buscador incansable difícil de satisfacer.

En dicha búsqueda deja toda su energía y como no, su vida. Hasta que un día despierta y se da cuenta que la verdadera felicidad está en el interior.

Muy tópico ¿no?

Seguramente si eres un incansable buscador habrás oído o leído mil veces esta frase pero, ¿como se viaja hacia el interior?

Miles de libros de autoayuda, meditación, Ho’oponopono, diferentes terapias y/o métodos, recursos, aceites esenciales y todo, para saber algo que ya sé, que está en mi interior y que no me digno a hacer ni el más mínimo caso.

Y después de todo, me doy cuenta que si me paro, me escucho, me hago caso y soy consciente en cada momento de como me siento y lo que siento aparecen las respuestas a mis preguntas, las soluciones a mis problemas y “voilà” suceden los milagros.

Por todo esto y porque la experiencia me ha enseñado a lidiar con las preocupaciones de otra manera, practico a diario la Autoterapia. Mi propia y personalizada Autoterapia la que me funciona, la que me da paz y tranquilidad.

En resumen, la Autoterapia es la terapia personalizada que se elige desde el corazón en cada momento y/o etapa de la vida y que te acerca hacia el objetivo, que en el caso de el ser humano es la felicidad.

La personalización se hace a través del autoconocimiento, porque tu eres quién mejor se conoce y sabes qué te conviene, siempre mirando desde el corazón y con amor. Porque hay que abrazar todo lo que encontremos dentro, lo que nos gusta y lo que no.

Todos somos capaces de practicar la Autoterapia, solo hay que averiguar que necesitamos en cada momento escuchándonos, sin juzgarnos, desde el presente, fluyendo.

Si todavía te quedan dudas de como poner en práctica esta herramienta tan asequible te voy a poner un simple ejemplo.

“Estoy teniendo un mal día desde que me he levantado. De mi depende que pueda transformarlo en uno maravilloso. Puedo estar repitiéndome lo mal que estoy o puedo usar Ho’oponopono para callar mis pensamientos negativos. O puedo utilizar los aceites esenciales para elevar mi energía. O si tengo veinte minutos puedo realizar una pequeña meditación, o puedo escribir, bailar, pintar, cualquier cosa que me haga sentir mejor.”

Es decir solo depende de mi y de identificar enseguida el como me siento, el como lo estoy sintiendo y el como quiero sentirlo y todo esto se consigue estando en modo consciente o lo que es lo mismo estar en el momento presente el máximo tiempo posible.

Anímate a usar la Autoterapia, pero no dudes en consultar a un especialista si en algún momento te ves sobrepasad@ y sientes que ya no puedes más.

Piensa que todo está bien y que todo pasa y pasará.

Lourdes Coll @elecebeoils

undefined