Honestidad

Hoy voy a hablar de honestidad y de como siendo honestos podemos conseguir grandes cosas. Si queremos ser honestos tenemos que vivir con mucho AMOR y tener FE, confiar.

Pero aunque sepamos lo que son el amor y la fe ¿vivimos con ellos?

Vamos a ver las tres primeras definiciones que nos da el Diccionario de la Real Academia Española de estas dos palabras.

Amor:

1-. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.

2-.Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.

3-. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.

Fe:

1-. Conjunto de creencias de una religión.

2-.Conjunto de creencias de alguien, de un grupo o de una multitud de personas.

3-.Confianza, buen concepto que se tiene de alguien o de algo.

Según estas definiciones y otras tantas de distintas palabras llego a la conclusión que muchas de las cosas que creemos porqué las hemos aprendido de un libro o nos han dicho que eran verdad, no sabemos si son ciertas.

Y preguntaréis, ¿qué tiene que ver todo esto con la honestidad?

Pues en estos tiempos que vivimos en que estamos “hiperinformados” de todas las cosas que suceden alrededor del mundo, si observamos atentamente obtenemos el resultado de una gran falta de honestidad de la mayoría de la población mundial.

Tod@s decimos saber, tod@s creemos realmente que poseemos la verdad. Y la verdad como tal no es igual para todo el mundo. Las creencias, la cultura, la familia, todo influye en el pensamiento de la verdad. Y no existe una verdad universal, aunque esto último también podría no ser verdad. En realidad no sabemos nada. No tod@s estaremos de acuerdo con la definiciones citadas anteriormente sobre el amor y la fe y sin embargo son aceptadas por el mero hecho de aparecer en el diccionario y de haber aprendido lo que significan según nos han contado. Lo más sensato a mi parecer es escuchar a nuestro corazón, nuestra alma o yo superior y pensar menos ya que siguiendo el camino del alma llegaremos a buen puerto.

Por todo lo expuesto y porque no existe nada de lo que podamos estar 100 % seguros, voy a hacer un ejercicio de honestidad que también os invito a practicar.

Me observo y reconozco en mi todo lo que no estoy dispuest@ a soltar. Cuantas veces y en que situaciones juzgo al otr@ por no pensar igual que yo. Cuantas veces me creo superior o inferior por tener unas creencia u otras. Situaciones y situaciones que se repiten y en las que me siento víctima y no responsable. Me responsabilizo de todo lo que vivo y veo a mi alrededor.

Reconozco en mi todas las imperfecciones perfectas y las acepto como mías, las amo, las suelto. Me conecto con el cielo y la tierra. Veo que muchas veces me equivoco y no por eso soy peor persona o menos espiritual. Amo, perdono. Gracias, gracias, gracias.

Si soy honest@ conmigo me observaré y aceptaré, me amaré, soltaré y seguro que cometeré errores pero me perdonaré y seguiré adelante, porque de todo sacaré un aprendizaje que me ayudará a crecer más como persona. Gracias, gracias, gracias.

Y como final de ejercicio de honestidad invito a quién quiera a cuestionar ésta mi verdad.

Lourdes Coll @elecebeoils